Tips para limpiar tu inmueble después de haber sido rentado

inmueble

Si rentas un departamento, casa o local quizás te hayas topado con la desagradable sorpresa de los residuos y suciedad que quedan en tu inmueble tras la partida de tus antiguos inquilinos, si es así y la tarea de limpieza te toca a ti te comparto algunos útiles consejos para dejar el lugar impecable.

Lo que se quedó
A veces los inquilinos abandonan cosas dentro de la propiedad, la mayor parte de estos artículos resultan ser enseres de limpieza o muebles viejos y seguramente lo primero en lo que piensas es en botarlos directo a la basura, sin embargo te recominedo que lo pienses de nuevo. Primero debes asegurarte que nada de lo que quedo atrás podría ser de utilidad para tu antiguo inquilino, una vez que estás seguro de esto puedes seleccionar las cosas que aún tengan vida útil para llevarlos a bazares u organizaciones benéficas, lo cierto es que no te darán mucho dinero por estas cosas pero la idea es reciclar y no generar más basura de la que ya existe, así que cualquier cosa que recibas a cambio de estos muebles y enseres abandonados estará bien.

Los pisos
No importa de que material sea tu piso, lo primero que debes hacer simpre es darle una buena barrida o pasar la aspiradora. Si vas a usar la escoba te recomiendo que después de barrer los residuos más grandes le coloques una media de nylon a la escoba y hagas otro barrido, esto genera estática llevandose hasta los residuos que no alcanzas a ver asegurando que el piso queda libre de polvo.

Una vez que los pisos han quedado libres de basuras, sigue la limpieza profunda comúnmente conocido como “el trapeado”. Para este paso deberás tomar en cuenta el material de tus pisos, no es lo mismo limpiar un piso de madera a uno de parquet.

He aquí unos consejos para ambos:
En los pisos de madera puedes pasar un trapo humedecido con agua caliente. Si no sabes de qué tipo de madera está hecho tu piso puedes comprar un líquido especial para pisos de madera. Si hay manchas más profundas toma un trapo ligeramente humedecido y pasa las veces que sean necesarias, procura no usar productos de limpieza agresivos ya que pueden dañar el color y textura.

Los pisos de cerámica, baldosas y vinilo se pueden limpiar de la misma manera. Luego de barrerlos o aspirarlos puedes pasar un trapo húmedo con detergente, finalmente pasa otro trapo para quitar los restos.

Cocina
Esta es una de las zonas más difíciles de la casa, si tus antiguos inquilinos no tenian muy buenos hábitos de limpieza el cochambre acumulado en pisos y paredes puede resultar una verdadera pesadilla, para que esto no suceda te enumero algunas acciones que harán la limpieza más rápida:

– El revestimiento más común en la cocina son las baldosas. Lo mejor para mantener el brillo y que no se tornen opacas es aplicarles espuma en aerosol, luego de la limpieza corriente con agua y detergente. Este producto se consigue con el nombre de “espuma multiusos”

– Para los grifos y acabados de acero inoxidable lo mejor es el bensol que elimina los restos de derrames de comida y a la vez genera una capa protectora; además, permite eliminar las huellas de contacto y en los lavaplatos repele la humedad.

– Para los pisos y paredes con cochambre primero usa agua tibia con un chorrito de desengrasante para aflojar la suciedad, una vez que les has pasado el trapo con la solución puedes lavarlos con detergente y agua. Evita los productos muy fuertes si tus pisos son de madera.

Baños
Esta parte quizás represente un verdadero reto. Por los vapores que despide y el nivel de limpieza que requiere te recomendamos simpre usar guantes de plástico y un cubrebocas así como ropa que puedas manchar, algunos detergentes podrían dañar tus prendas.

– El cloro es muy efectivo para blanquear la loza y piezas sanitarias. Nunca debes mezclarlo con otros productos como limpiadores para sanitarios, pues al unirlos se produce una reacción química que genera gases que irritan las mucosas del cuerpo; incluso pueden llegar a causar asfixia, lo más recomendable es primero limpiar con el cloro y después de retirarlo aplicar otro producto, uno la vez.

– Para devolver el brillo a las paredes del baño lo mejor es limpiarlas con una solución de agua y vinagre blanco después del lavado común con agua y detergente.

– Después de lavar de manera normal, pasa por el lavabo un trapo humedecido con aguarrás. Además, conseguirás que la cal del agua no se impregne tan rápido. Puedes usar este método también con el inodoro, pero sólo con las zonas de cerámica.

Estos son solo algunos consejos para las zonas más complicadas a las que te enfrentarás, sin embargo más adelante les compartiré consejos específicos para alfombras, textiles y otras áreas de díficil limpieza.

Foto de scottchan cortesía de: FreeDigitalPhotos